Un pequeño Gran viaje.

Relato de hace unos cuatro años aproximadamente.

Nunca me había ido de viaje con amigos, y en ese entonces pude ir con unos “amigos” al D.F., ah visitar a un gran amigo (Ricardo) que se fue a vivir y probar suerte en la gran capital, desde hace un año el estaba ahí y siempre me decía que fuera, pero…., por falta de dinero no había podido hacerlo, hasta que por fin lo logre. En total estuve ahí una semana, y fue muy padre, ya que era mi segunda vez en el D.F., la primera fue a los 10 años.

Un día de esos (creo que fue jueves), que mis “amigos” estaban de hueva y no querían salir y Ricardo no estaba, me atreví a salirme del departamento y aventurarme solo por la gran ciudad. Siempre con el temor de que me pasara algo, pero con la adrenalina de la aventura.

Salí como por ahí de las 11 de la mañana, y mi primer recorrido fue del departamento a la estación del metro, que estaba como a 7 cuadras, pero…, no sabia por donde, así que fui preguntando, al llegar al metro le pregunte a un policía que debía de hacer para abordar el metro, en donde comprar el boleto, el precio y sobre todo como saber en donde me voy a bajar, ya que quería llegar al mero Zócalo.

Muy barato el boleto del metro (un peso), espere a que llegara, entre, por suerte no había gente, ya que en donde yo me subí era una de las ultimas estaciones del metro (no recuerdo la colonia o el nombre de la estación), me senté cómodamente y empecé a checar todo en mi alrededor, como era, y sobre todo el olor, es muy especial, no sabría describirlo.

Y no se si les ha pasado cuando estas en el camión y de repente el camionero hace una parada y escuchas unas cuerdas de guitarra sonar, y alzas la mirada y vez a un tipejo cantando asqueroso, y además de arruinarte el viaje te pide dinero, asco. Pues…, en el metro, santísima, cada parada era un tormento, me toco vendedores de DVD’s piratas, de CD’s piratas, cantantes frustrados, religiosos en caridad, niños que venden chicles y cigarros, y no podía faltar el hombre orquesta, jamás había visto uno en mi vida, estuvo chido, le iba dar dinero, pero que creen, ya había llegado a mi parada, así que me baje.

Para no hacer el cuento mas largo, desde las 11 am que Salí del departamento, no regrese a el hasta las 5 pm, camine mucho, todo el centro histórico, toda la avenida revolución (creo que así se llama, en donde esta el ángel), y varias calles mas, entre a museos, parques y monumentos, fue genial, tome muchas fotos y me daba miedo cuando le pedía el favor a alguien que me la tomara, ya que pensaba que se pelarían con mi cámara.

La cosa es que nunca me robaron, no me dio tanto miedo estar solo en una ciudad llena de gente, y en donde no sabia por donde ir, pero eso si, entre preguntas, instinto y ganas de en verdad disfrutar mi estadía ahí (porque no se cuando regresare), me divertí mucho, y claro…, también con mis “amigos” y Ricardo, ya que conocí muchos lugares mas y estuve en compañía de un buen anfitrión.

Tal vez no sea un gran post, pero quería contar esto que de regreso al trabajo se me vino a la mente. Saludos.

4 comentarios:

Gaby dijo...

Jajaja, que desconfiado!!!! jajaja...pero es una experiencias muy grata, y sobretodo cuando la adrenalida ayuda a que se lleve a cabo!!!!...con la adrenalina uno hace locuras y mis respetos, yo la única vez que fui, no sali ni a la esquina...(sola)

saludos!!!!!!!!!

Malinche dijo...

NO SE TRATA DE ESCRIBIR GRANDES POST, SIMPLEMENTE NARRAR...YO KIERO AL DEFE, TAMBIÉN LA PRIMERA VEZ QUE FUI TENÍA 10 AÑOS, Y PS YA UNO DE GRANDE Y COMO PROVINCIANO, CREE QUE ALLÁ HAY MUSHO MALEANTE Y DESCONFÍA UNO, Y LO PEOR SABES QUÉ ES? QUE SÍ LOS HAY, SHALE!! PERO ESO NO KITA LA EMOTIVIDAD Y LO BELLO QUE ES LA CIUDAD DE MÉXICO, TAN LLENA DE HISTORIA, ASÍ COMO DE ROBOS...SALUDOS COLIMOTES

VäNS dijo...

wow a mi me encanta el df por lo mismo nunka sabes ke puede pasar y siempre estas a la espectativa de todo y con la adrenalina al mil

jajaja y el metro yeeeeeeeah siempre es una gran experiencia

Rodcaf-X dijo...

Que bueno que les gusto mi peque aventura.

Saludos.